Reseña del libro: Cuentos de amor. Junichiro Tanizaki. Alfaguara editores.

02/06/17               Tanizaki, Cuentos, Erotismo, Japón

La siguiente reseña contiene Spoilers.

Hola, en ésta ocasión les traigo la reseña de un libro de cuentos, cuyo autor es de origen japonés, me refiero a Junichiro Tanizaki, que junto con Yasunari Kawabata y Yukio Mishima, forman la triada de la literatura japonesa. Autor destacado de principios del siglo xx, que refina la literatura nipona a otro nivel. En cada cuento, podemos encontrar la vida típica del Japón y su adaptación al pensamiento occidental conservando sus tradiciones e idiosincrasia.  Se despliegan toda una serie de situaciones, que nos llevan a conocer la vida, el amor, el odio, el erotismo. En personajes y situaciones únicas.

En Tatuaje. El autor nos presenta a Seikichi, un tatuador de profesión, que disfruta del dolor ajeno de sus clientes, pero termina siendo víctima de una bella chica. El cuento, es una muestra del placer erótico y sadomasoquista. También representa el mundo prohibido de Tanizaki, el cual fue censurado por el publico lector de la época.

En el cuento: El secreto. Un hombre culto y de mundo, explora el Tokio nocturno. Vestido de mujer, recorre los barrios  bulliciosos de la ciudad , y conoce a una extraña dama; que también frecuenta de manera anónima aquellos lugares.

En otro cuento: El guapo. Cuyo protagonista es K, un hombre sumamente atractivo para las damas, cuya vida disipada y libertina, lo lleva a una serie de aventuras con mujeres, que lo aman y  desprecian, pero siempre arropado por la fortuna logra salirse con la suya.

En los pies de Fumiko. Un anciano toma por esposa a una bella joven, Fumiko. Cuyos pies, representan una delicia y un placer sensual irresistible para aquel hombre, al grado de complacer a la chica en todos sus caprichos, con el fin de retenerla a su lado.

En el relato: El mechón. Tres hombres se disputan el amor de una extranjera.  Mujer bellísima de origen ruso, cuya vida termina en circunstancias trágicas durante el gran terremoto del año 1923, que tuvo como escenario, principalmente, a las ciudades de Tokio y Yokohama.

En el Fulgor de un trapo viejo. Nos cuenta la historia de un pintor sin fortuna, y su encuentro con una joven vagabunda embarazada; al final del relato el padre de su hijo resulta ser aquel joven pintor.

En el segador de cañas. Narra el triangulo amoroso entre dos hermanas, Oyu y Oshizu, y el padre del narrador de la historia, y cómo el amor filial suele ser muy fuerte, al grado de renunciar a lo que más se quiere.

En la gata, el amo y sus mujeres. El autor, nos cuenta la relación amorosa entre un hombre y su gata, hasta llegar al punto de despertar celos e ira en la esposa de aquel hombre.

En resumen:

Junichiro Tanizaki, fue un escritor destacado y controvertido. Desvelando la fascinante vida del Japón moderno a través de estos cuentos eróticos.

Próxima entrega: Reseña del libro: El fin del poder. Autor: Moíses Naim. Cómo el poder ya no es lo que era, y su influencia en el mundo y la sociedad.

Reseña a cargo de Mario Martin Toledo Ley, para el blog: Tiempo de narrativa. wordpress. com

Gracias por sus «me gusta» y comentarios.

Derechos reservados

Cuento: Un paseo por el zoo.

28/05/17                  Zoológico, Jaula, paseo, cocodrilo

Hola, presento a consideración de Ustedes, el siguiente relato.

La expectativa de mis sobrinos se desbordaba a más no poder. Mi sobrina Alejandra, la más pequeña, preguntaba con insistencia a qué hora partiríamos con rumbo al zoológico.

Mi hermana le dijo: –Calma, hija, ya pronto–

Antes de partir desayunamos en uno de los restaurantes, que existen en el zócalo de la ciudad. Mi cuñado me comentó, que pasaríamos a cargar combustible.

–Claro que sí, cuñado–le dije.

En el camino, pude observar cómo la ciudad había cambiado, en gran medida, por el impulso que los políticos le han brindado a la ciudad.

Por fin llegamos. Un enorme letrero nos daba la bienvenida.  Era uno espectacular en el que se podía ver el cañón del sumidero, además de la fauna y flora chiapanecas, al centro de la imagen,  el jaguar.

Al ingresar, observamos que existe una sala audiovisual, la cual permanece abierta al publico. Aquí nos dieron la bienvenida e instrucciones precisas sobre cómo realizar el recorrido.

Iniciamos el paseo. Unos pequeños museos que albergaban todo tipo de especies exóticas desde aves, monos, cocodrilos, serpientes, y tucanes. Nos informaban acerca de los datos científicos de los animales.

Después de una hora, hicimos un alto para descansar. El termómetro marcaba los treinta y cuatro grados centígrados. Sin embargo, tenía algo  urgente por hacer, y era  acudir  a los sanitarios.

Satisfecho, pude respirar aliviado para unirme de nueva cuenta con la familia y, reanudar el recorrido.

Conforme avanzábamos algo extraño se percibía en el ambiente. Al mismo tiempo, que una sensación eléctrica me recorrió la columna vertebral, signo inequívoco de que algo andaba mal. Pero, ¿qué era? hasta ese momento no tenía manera de saberlo.

Un anuncio nos pedía que guardáramos silencio. Estábamos llegando a la zona de los grandes felinos.  Al avanzar unos pasos,  escuché un rugido y los gritos de un niño.

Una mujer guardia saco del bolsillo de su camisa, un silbato, para emitir la alerta. Su rostro se torno compungido y angustiado, empezando a sudar. Agitada corrió hacía un lugar específico. Desconcertado, no supe qué decir. Mis sobrinos se habían quedado rezagados junto con mi hermana y cuñado. El corazón me comenzó a latir con más fuerza. Una descarga de adrenalina recorrió todo mi cuerpo.

Al llegar al área donde descansaban los grandes felinos, me quedé petrificado. Un niño,  se encontraba en la jaula del jaguar. El enorme gato que en esos momentos descansaba sobre un montículo de tierra. Aguzó las orejas y estiro el cuello para ver al intruso.

El niño de unos cinco años,  lloraba llamando a su madre.  Afuera de la jaula, su madre suplicaba que alguien ayudara a su hijo. El infante, como pudo, se acercó a la cerca para aferrarse a ésta gritando. Miré alrededor, buscando algo que sirviera para mantener a raya al jaguar. Pero la mujer guardia me dijo:

–¡No intente nada, señor, los encargados vienen en camino!–

–Pero. . . .lo va a matar–grité

 Con impotencia observé cómo aquel enorme animal comenzaba a descender de su atalaya. Empezamos a gritar y hacer ruido para distraer al gato. Sin embargo, el problema era que se encontraba lejos de la entrada y debido a eso al parecer no podía escucharnos ni vernos. De forma cautelosa, pero atento y vigilante se acercó al pequeño. Se notaba calmado, pero  sabía que iba dispuesto a todo, con tal de expulsar al extraño.

Pasaron los minutos, cuando hicieron su arribo los encargados. Eran un tipo gordo y otro delgado ( ¡el gordo y el flaco?). Uno de ellos cargaba un rifle con mira telescópica, el otro una red y una pértiga, en la cual se podía observar por un extremo un lazo rígido en forma de «u», que me recordó  los bastones que se utilizan para atrapar a los perros callejeros.

–¡Háganse a un lado,  por favor!– gritaban

El gordo, como pudo abrió la reja. El rugido del jaguar me heló la sangre, jamás había estado en una situación semejante.

Mis sobrinos y hermana observaban a la distancia. Por su parte, mi cuñado se acercó para comentar:

–Por fin llegaron. Lo van a controlar–dijo

Ambos comenzaron a rodear al jaguar gritando para llamar su atención. El flaco preparó el rifle con un dardo somnífero, estaba tan nervioso, que pude ver como le temblaban las manos. Corrió el cerrojo, para después apuntar con sumo cuidado, el dardo se clavó justo en el cuarto trasero izquierdo del animal. Que al verse acorralado, rugía y mostraba sus enormes colmillos. Un tercer guardia, ingresó y cargo al pequeño hasta la entrada. El felino lucía calmado. El tranquilizante empezó a surtir efecto. Caminó titubeante para después recostarse  y quedar exánime.

La tensión se disipo y respiramos aliviados. A mi alrededor, observé que una multitud nos rodeaba. La mayoría filmó el incidente con sus celulares. Un par de señoras comenzaron a aplaudir de manera espontánea y me uní al jubilo.

–¡Bravo, bravo!–coreaban.

Los encargados revisaron al jaguar y lo colocaron en una camilla para llevarlo al hospital. Preocupados, el gordo y el flaco salieron. El gordo dijo:

–¡Señoras y señores, por favor despejen el lugar. Todo ha sido un accidente que no se volverá a repetir, por favor retírense!–

Las personas se fueron retirando. Salimos de aquel zoológico asustados, pero aliviados de que todo había concluido. Del chico y su madre no supimos más.

Por su parte las autoridades no quisieron ventilar el caso. Con el argumento de que iba en detrimento de la imagen del zoológico y la ciudad. Sólo una nota se publicó en los periódicos locales. En la cual se mencionaba, que las medidas de seguridad, serían reforzadas.

Mario Martin Toledo Ley

Derechos reservados.

Una tarde en el parque Bicentenario.

25/03/2017

La tarde calurosa invita a salir, así que me visto. Lo he decidido, después de una larga jornada de trabajo; considero que es bueno apartar cierto espacio de tiempo para relajarme. Me visto de manera rápida sin pensarlo demasiado. A estás alturas de mi vida, considero que el tiempo es lo que más me falta. A veces llego tan cansado, que nada más comer, tomo una siesta. Pero en estos últimos días, he decidido tomar las cosas con más calma. Camino con paso ligero. Caminar ha sido siempre una de las pocas actividades las cuales disfruto. Desde que mis padres nos llevaban a mis hermanas y a mí a la escuela primaria a escasas cuadras de donde vivíamos. Hasta llegar a la secundaria donde adopté la caminata por otra razón extra, subí de peso. Por éste motivo y aunque algunos amigos se ofrecían para llevarme en sus bicicletas declinaba las ofertas alegando, que llegaría algún familiar por mí. En la prepa, no fue muy diferente me acostumbré a caminar e inclusive en algunas ocasiones llegué enfundado en pantalones deportivos, pues en ese entonces me había aficionado a correr. Recuerdo que caminaba los dos kilómetros, o quizá más en mi afán de estar más saludable. En ocasiones sudaba tanto, que era necesario secarme con una toalla y mudarme las camisas que llevaba puestas. Más tarde en la universidad sucedió casi lo mismo y digo casi porque la distancia era de tres kilómetros, los cuales recorría con gusto.

Pero el asunto no termina allí, pues años más tarde cuando mi trabajo como docente rural me llevó hasta la sierra chiapaneca, seguí disfrutando de largas caminatas por la montaña. Recuerdo de manera especial el día que llegué a la comunidad, la cual me había sido designada para trabajar como profesor, había tomado una combi, que me llevo hasta el ejido Llano Grande, justo a la mitad de la montaña. El camino concluía en ese punto y, era necesario seguir a pie. Un anciano subió por aquella ladera y me dijo que Llano Grande estaba muy cerca. Desde ese punto podía ver la comunidad. Tarde casi tres horas en llegar, y a cada paso que daba pensaba en cómo me había metido en tal problema. Por fin llegué. Y mi estancia durante tres años en la comunidad fue uno de los mejores periodos de mi vida. Mi llegada y despedida fueron  singulares. Un ciclón azotó aquella parte de la sierra, con una semana de lluvia dejándola incomunicada, tuve que  caminar dos días, pasando por la desolada Motozintla, enclavada en plena serranía. Hasta llegar a la ciudad de Huixtla con destino final a Tapachula. Como en ese momento tenía gripe llegué con una constipación que me duro tres días, sufriendo tremendos dolores de cabeza.

Hoy, sólo queda el recuerdo de aquellas experiencias, pero mis ganas de caminar continúan. Al llegar elijo una banca del parque alejada del kiosco principal, está en uno de los andadores, por lo que a mis espaldas los autos pasan de manera continua. Ya es de noche. Las luces de la ciudad se encienden desplegando todo su esplendor. El ruido es continuo, pero aun así el aire fresco nocturno, y la vista de los árboles que tengo enfrente me relajan. Un par de señoras vistiendo trajes deportivos caminan acompañadas de un perro chihuahueño, unos jóvenes platican de manera entretenida en otra banca, otro joven pasea a su labrador. Uno más pasa veloz y regresa posteriormente con una botella de agua,  acaba de comprarla en la tienda de la esquina. Una marimba comienza a tocar un melodía romántica acompañada de una trompeta. Mientras la melodía transcurre se escuchan los lamentos y requiebros de uno de los ejecutantes: ¡ayayay! ¡ajua!

Las personas de la tercera edad comienzan a llegar para sentarse en las sillas alrededor del kiosco y disfrutar de la velada musical.

Una señora se me acerca para ofrecerme papas fritas, de manera cortés declino su oferta, pero ella insiste por lo que finalmente le compro una bolsa. A mi lado un señor cansado, de aspecto sucio y tenis raídos duerme el sueño de los justos. Una niña con su madre cruzan el parque. La niña tiene más o menos la edad de mi hija, y no puedo evitar acordarme de ella. Con tristeza deseo que estuviera conmigo en ese momento, para llevarla a caminar de la mano por el parque,  y así aliviar un poco la pena de no haber estado con ella en los momentos que más me necesitaba. La congoja se apodera de mi corazón. Pero se que debo continuar por ella.

Me acuerdo de que tengo que comprar un par de tubos de pintura al óleo y crayones pastel. Son las ocho de la noche y, emprendo el regreso a casa. Relajado, ya en casa tomo un baño, además de un vaso con leche.  Me acuesto. Mañana será otro día.

Mario M. Toledo Ley

Derechos reservados

Copyright 2017

RESEÑA DEL LIBRO: La civilización del espectáculo. De Mario Vargas Llosa.

06/02/17                                        Cultura, Civilización, Espectáculo

Hola amigos, en ésta ocasión reseñaré un libro, que me causó una profunda impresión. Se trata de un libro de ensayos de Vargas Llosa, intitulado: La civilización del espectáculo. A pesar de ser publicado en el año dos mil doce. Hace  cuatro años. El ensayo sigue vigente, por qué hago ésta aseveración, la razón es sencilla. La civilización del espectáculo mediático se encuentra en su apogeo.

Es la civilización actual, cuyo valor principal es divertirse. Lo que permea en nuestra sociedad. Y sino, podemos echar un vistazo alrededor del mundo. Basta con voltear hacia el país más poderoso del mundo y, verificar de primera mano; cómo un candidato multimillonario surgido de un show televisivo, ganó la presidencia de Estados Unidos, cuya esposa es una ex-modelo. El mundo resulta kafkiano y absurdo. Ya ni de las encuestas se puede confiar, porque se rompen moldes en todos los aspectos.

Podemos ver a los reyes del espectáculo: Actores, deportistas de alto rendimiento, cantantes de rock, líderes de opinión en YouTube, Facebook, y Twiter opinar acerca de cualquier tema.

Pero revisemos el punto de vista del autor,  Mario Vargas Llosa, para comenzar empieza por definir, qué es cultura y la respuesta es sorprendente. Revisa a grandes autores de mediados  del siglo veinte, citando a T.S. Eliot, el cual afirma que la cultura es regida por un grupo de elite. Posteriormente, en mil novecientos setenta y uno, Steiner le responde con un ensayo, cuyo título es: En el castillo de Barba Azul. Algunas notas importantes en la redefinición de cultura. En el cual hace una extensa alusión  acerca de la religión, y cómo está va de la mano con la cultura. «La posmodernidad ha destruido el mito de que las humanidades humanizan» cita textual del libro. Sin embargo, existe otro termino utilizado en el texto: La pos-cultura o cómo algunos  denominan la contracultura, que reprocha a la cultura su elitismo, en palabras de Steiner. Cita después a Lipovetsky y Serroy, en cultura-mundo. Respuesta a una sociedad desorientada. Cuyo predominio es una cultura global.  Así llegamos hasta el  año dos mil diez,  año en que fue publicado el libro de Frederic Martel: Cultura Mainstream, en éste,  cultura abarca desde una película de Hollywood hasta programas de televisión, videojuegos, manga y conciertos de rock.

En los capítulos posteriores, como la civilización del espectáculo, hace alusión sobre el significado actual de cultura: Drogas, gastronomía,  futbol, sectas, y  política. En el capitulo dos, continua disertando sobre el sentido de cultura en nuestros días.

En prohibido prohibir, se refiere al termino  educación y el papel que han jugado los educadores e intelectuales en un mundo posmoderno.

En la desaparición del erotismo nos habla sobre el papel del erotismo en el pasado y cómo su banalización, ha traído como consecuencia la perdida del placer sensual de los sentidos, en un mundo mediático, que nada  deja a la imaginación.

 En el capitulo de cultura, política y poder. Vargas Llosa se refiere al papel de la política en nuestros días, al grado que una gran mayoría de personas percibe a la política como sucia.

Posteriormente, en el opio del pueblo. El autor hace una reflexión sobre la religión tan devaluada actualmente. Su función como controladora de las grandes masas, además de su amasiato nada halagador con el capitalismo.

Para concluir con una reflexión final. El autor  analiza el porqué se banaliza la cultura. Los libros electrónicos sustituirán eventualmente a los libros de papel, que algunos escritores pregonan de manera entusiasta.

 En resumen, la civilización del espectáculo nos ubica en un tiempo y espacio dominado, por la cultura mainstream en el que la información adquiere más preponderancia, aun por encima del conocimiento. Situación  resultante para las mayorías aterrador, sobre todo en un mundo globalizado como el nuestro.

Mario M. Toledo Ley

Derechos Reservados

El Jueves negro en Tapachula, Chiapas; México.

24/01/17                  Vandalismo, Saqueos, Negocios

Hola, saludos nuevamente en un nuevo post, que compartp con Ustedes, si tienes algún comentario házmelo saber al final de la entrada en la sección de comentarios. O si te gusta simplemente dale like en me gusta. Recuerda que tus opiniones y comentarios son importantes.

En ésta ocasión voy a comentarles sobre los hechos que ocurrieron hace ya unas semanas atrás. En mi ciudad y, aunque este espacio no pretende ser una tribuna en donde se traten temas políticos y económicos. Creo que es importante narrar lo ocurrido desde la humilde perspectiva de un servidor.

Bueno, sin más preámbulos, he aquí los hechos que ocurrieron la tarde del cinco de enero del año que recién está comenzando:

El día jueves cinco de enero del año en curso. Exactamente a las cinco de la tarde con cinco minutos. Se presentó un fenómeno inusual y extraño, que comenzó a gestarse en las calles del corazón de la ciudad de Tapachula, Chiapas. Turbas de jóvenes, cual marabuntas de hormigas sin freno; empezaron a ingresar a los principales negocios de la ciudad, con un solo objetivo en mente: Provocar el miedo, el pánico y el caos en las calles de la ciudad. Decenas de jóvenes , que aparecieron de la nada realizaron saqueos, y se dedicaron al pillaje y la rapiña, sin que nada ni nadie pudiera detenerlos.

El frenesí tardó varias horas, hasta bien entrada la noche de aquel jueves fatídico para muchos comerciantes, quienes impotentes algunos y azorados otros. Observaron cómo aquellos pillos cargaban con todo lo que pudieran tomar a su paso. Desde muebles, colchones, estufas, refrigeradores y pantallas planas fueran arrancadas prácticamente de los aparadores y lugares de exhibición para huir con rumbo desconocido en medio del desconcierto.

Tiendas de zapatos, mueblerías, boutiques de novias, tiendas de conveniencia, fueron vaciadas en cuestión de minutos.

Algunos transeúntes se preguntaban con total asombro, ¿ Dónde de estaban los guardianes del orden?

La respuesta llegó de manera tardía y sin contundencia, pues la ciudad cuenta con apenas doscientos cincuenta policías municipales, para una ciudad que oscila ya en los cuatrocientos mil habitantes. Fueron rebasados de manera total. Éste hecho por demás inédito en la historia de la ciudad, nos tomó por sorpresa a todos.

Desde las pandillas salvadoreñas, hasta la tragedia del huracán Stan, en el año dos mil cinco en la cual el río Coatán se desbordó arrasando con todo a su paso debido a las intensas lluvias. Nunca antes en la historia de la ciudad se habían presentado actos de vandalismo, como los que ocurrieron el día cinco de enero.

Como era de suponer, los «testigos» de tales acontecimientos. En los que algunos casos participaron activamente en el saqueo de las tiendas, filmaban con sus celulares los sucesos, para subirlos a las redes sociales. La magnitud del problema cobró así mayores dimensiones.

Todo un acontecimiento mediático provocado por el «gasolinazo», como lo denominan aquí en México.

En fin que éstos hechos quedarán para los anales en la historia de Tapachula, como el día de la infamia y la impunidad. Los cuales serán recordados, quizá por generaciones posteriores.

Al día siguiente seis de enero continuaron los saqueos de manera intermitente prolongándose hasta las dos de la tarde  del sábado siete de enero. En tiendas de electrodomésticos como Coppel, que se encuentra en la calle tercera poniente, en lo que se conoce como el andador peatonal. Entre las calles cuarta y sexta norte de la ciudad. De manera simultánea la población en general realizaba una marcha en la que participaron más de cinco mil personas, que protestaron en contra del alza a los precios de la gasolina. Fueron maestros, comerciantes, amas de casa, profesionistas, lideres de agrupaciones sociales, etc. Que unidos alzaron la voz en contra de las reformas promovidas desde lo más alto del poder.

Como ya lo mencioné el fenómeno no fue privativo de la ciudad de Tapachula, sino que ocurrió prácticamente en media docena de estados del país. Esto como consecuencia de la política neoliberal capitalista, que mantiene a toda costa el actual presidente en el poder y, que atenta contra la economía del pueblo de México. Política económica, que acrecienta y profundiza el abismo entre las clases sociales: La de los ricos y los pobres. ¡Y hasta aquí punto!

P.D. El gobernador de Chiapas acaba de compensar a los comerciantes afectados con un cheque por x cantidad. Así es la política en nuestro país.

CUENTO: POR ANDAR EN LA PARRANDA.

02/01/17                Cuento, borrachera, río, facebook

¡Feliz Año Nuevo 2017! ¡Happy New Year 2017! ¡Bonne Année 2017!

El siguiente relato no pretende hacer una apología de las bebidas alcohólicas ni de las personas que consumen alcohol.

Juan, dio un mal paso y cayó del puente, sin embargo, estaba borracho. Previo al evento, había estado ingiriendo alcohol en cantidades insospechadas con sus compadres Pedro y Pablo, en aquel bar de mediana categoría. Lupe,su esposa, ya ni lo esperaba como  cuando estaban recién casados. Ella se desvivía por atenderlo, pero después de un par de años desistió de tal empresa; pues se dio cuenta que era inútil.

Alta y rolliza, sus amigas en la prepa le decían la nalgas de viuda, pues poseía un trasero voluminoso. En ese tiempo  el mentado Bullying era casi inexistente.  Al concluir la escuela se casó con Juan, su novio de la secundaria.

Procrearon dos hijos Roberto y Rebeca. Adolescentes ambos. El chico tenía un gran parecido a su padre como es de suponer. Desgarbado, estaba en la edad de la punzada. En sus ratos libres se dirigía a su cuarto para jugar videojuegos en su celular y observar pornografía, que bajaba de la red, cada día cuando era urgente  se hacia una paja.  Sus compañeros le decían cómo eran capaces de superarlo con cuatro,  él creía sin cuestionar aquellos dichos, aunque fueran simples exageraciones de chamacos imberbes. Por su parte, Rebeca tenía cierta fama por su belleza, sin embargo, explotaba fácilmente pues tenía un temperamento voluble.

Luego estaban sus compadres: Pedro y Pablo, que curiosamente llevaban los mismos nombres de aquellos  personajes celebres de Hanna- Barbera: «Los picapiedra» a Juan le parecía absurdo, pero al mismo tiempo ridículo. Ellos eran sus colegas en la oficina además de compañeros de parranda.

El caso es que aquel fin de semana, salieron de la empresa temprano. Para dirigirse al bar de costumbre. Juan, ni siquiera se molestó en marcarle a su esposa por el celular, que se pasaba los días visitando a sus amigas las vecinas; quienes no perdían la oportunidad de criticar a su marido, además de hablar sobre los temas de moda.

Con el paso de los años y el nacimiento de ambos vástagos. La pasión entre ambos se enfrío. Hasta el punto de dormir en camas separadas provocando que el matrimonio estuviera al borde del naufragio total.

Mari, la mesera de aquella cantina conocía bien a Juan, pues en varias ocasiones habían estado juntos. Le  confesó sus problemas matrimoniales. Ella lo comprendía. Alta, guapa y madre soltera. Había llegado a la costa chiapaneca desde tierras más al sur. Desde Honduras el país de la Lempira, los catrachos y el baile de punta, como toda catracha aprendió a tratar a los varones con cariño. Los hombres decía son como niños pequeños a los cuales hay que mimarlos, pues necesitan de su madre.

Después de pasar toda la tarde platicando y al calor de las copas. Juan, discutió con Pablo, si el ámerica ganaría el clásico frente a tigres.  Le predijo el marcador. Juan, obsesionado no entendía la postura de Pablo.

–El ámerica es el mejor equipo–dijo Juan.

–No,¿ cómo crees? son los tigres–dijo Pablo.

Pedro, era una especie de mediador, pues prefería la lucha libre al futbol.

Juan, liquidó la parte que le correspondía de la cuenta para emprender el regreso a casa. Se dio a la tarea de buscar un taxi, pero todos continuaban su camino al verlo demasiado ebrio.

–¡Uta, ni un pinche taxi! ¡Culeros!–dijo.

Caminó sin parar un par de cuadras, las cuales le parecieron más estrechas y largas de lo normal. ¡Pos claro, estoy bien borracho! pensó.

Al llegar a un  puente construido sobre el rio, que cruzaba a lo largo de la ciudad.   Se palpó los bolsillos del pantalón en busca de unas monedas para hablar a casa desde un teléfono publico, pues ya no tenía saldo en su celular. Al intentar sacarlas, sucedió:

Las monedas se desparramaron por toda la acera, corrió tras ellas, hasta tropezar y caer sobre la protección de la orilla del puente, para caer al vacío desde una altura considerable. Por fortuna el río tenía suficiente agua para recibir a un tipo borracho hasta las chanclas.

–¡Ay, wey!–gritó.

Los testigos dijeron, que se dirigió al puente, y que desde allí se había arrojado con intención de suicidarse.

–¡Ayy, por Dios, ya se mató!–

Exclamó una señora, que aterrorizada fue testigo de aquella escena.

–Mire señor lo que hace la bebida–dijo después la señora al reportero del periódico: «El zanate del sur».

Como pudo salió a la orilla del rio recostándose en un vado. El pobre tipo jadeaba.

–¡Llamen a los bomberos, a protección civil, a la policía, el ejercito. ¡Ya se murió, se murió, ay!–gritaba otra señora.

Al poco rato llegaron los paramédicos. Con cuidado lo inmovilizaron para después subirlo a una camilla.

Su esposa se enteró por medio de sus comadres,  que le mandaban Whatsapp al celular y sus hijos por medio del Facebook.

–Comadre, su Juan se quiso suicidar–le comentó la comadre Lupita.

— Hey, Rebeca tu papá salió en las noticias se arrojó del puente que cruza el rio. Alguien que iba pasando por allí lo filmó con su teléfono inteligente para subirlo al face–le dijo una amiga.

Cuando llegaron, lo  subían a una ambulancia. Su esposa tenía un semblante de angustia, pues su gordo estuvo a punto de desparramar sus sesos por todo el rio. Mientras tanto, Juan, mentando madres decía que quería otra cerveza, pues tenía mucha sed.

¿El diagnostico final? Un brazo y tres costillas rotos, además de diversos golpes en diferentes partes de su anatomía.

En el hospital, Pedro y Pablo lo visitaron.

–Órale, compadre, pues es que ibas como placa de camión, hasta atrás compadre, hasta atrás–le dijo Pedro.

El asunto no pasó a mayores, al poco tiempo fue dado de alta. Abandonó el hospital en una silla de ruedas, y eventualmente utilizó un bastón. Poco después en el bar de costumbre, Juan comentó:

–Caramba, compadre tengo siete vidas como el gato–

–No, compadre te quedan seis compadre, te quedan seis–le dijo Pablo.

–Salud,  compadritos–dijo Juan

–Claro que si, salud–dijeron al unísono Pedro y Pablo para enseguida levantar sus vasos.

Mientras que Mari, se acercó hasta la mesa con una nueva ronda de cervezas.  Y con una amplia sonrisa dijo:

–Hola, Juanico que milagro que vienes por acá. Me dijeron que te bañaste en el río. ¿Es cierto eso?–

— Tenía mucho calor, je, je–le respondió.

En ese momento todos se rieron a carcajadas, para continuar la tertulia  hasta bien entrada la noche.

Juan, por su parte tuvo más precaución desde aquel día. Ahora rodea la calle que conduce al puente por donde pasa el río.

F I N

Mario M. Toledo Ley

Derechos reservados 2016.

 

 

 

RESEÑA Y CRITICA DEL LIBRO: ESCRITOS LIBERTARIOS, DE ALBERT CAMUS.

24/12/16                Objetor de conciencia, Anarquismo, Camus

Estamos  a unos cuantos días de que expire el año dos mil dieciséis, por tal motivo quiero desearles una muy feliz navidad y un prospero año nuevo dos mil diecisiete.

La siguiente reseña y critica es acerca del libro: Escritos libertarios, de Albert Camus. Editorial Tusquets en Tiempo de memoria.

El libro es una compilación de cartas, manifiestos, artículos y réplicas que Albert Camus, el periodista y ganador del premio nobel en mil novecientos cincuenta y siete; escribió a lo largo de doce años (1948-1960), y que en su papel de intelectual de la época que le tocó vivir; manifiesta a través de éstos escritos su pensamiento filosófico y político, los cuales dio a conocer a través de la publicación Combat, en dichos escritos el autor debatía en ocasiones  de manera acalorada, pero con el debido respeto que le tenía a sus adversarios, los temas más diversos . Al mismo tiempo que reprobaba la guerra de Argel, país que lo vio nacer.

Su batalla por las minorías y los exiliados, su papel tan importante como el Objetor de conciencia, ante propios y extraños. Su compromiso con el anarquismo solidario; a la vez que incluía todas la voces europeas, que protestaban sobre la situación de una Europa de la posguerra.

Su valentía y toma de conciencia como una voz destacada en el ámbito intelectual, hicieron de Camus, uno de los autores principales de la primera mitad del siglo veinte. Su muerte prematura impidió al propio Camus ver a una Europa, que se consolidaba de cara a la segunda mitad del siglo XX.

Filosofo, periodista, escritor, ganador del premio Nobel. El referente Camusiano sigue vigente como lo han manifestado éstos escritos, que aun conservan la fuerza y el vigor de hace ya más de medio siglo.

Tal fue el compromiso de Camus,  que aun  hoy día resulta ser un referente para el mundo globalizado y tan agitado de la primera mitad de principios del siglo veintiuno.

Mario M. Toledo Ley

Derechos reservados 2016.

RESEÑA Y CRITICA DE LA NOVELA DE MICHAEL PUNKE: EL RENACIDO (THE REVENANT).

11/12/16            Hugh Glass, Tramperos, Hombres de montaña, Grizzly

Hola, saludos de nuevo. ¿Ya casi de vacaciones? Excelente.  Acabo de concluir la lectura de: «El Renacido» (The Revenant), de Michael Punke. Editorial Planeta 2015. La novela mezcla hechos reales con fantasía. En ella se relata la historia del trampero: Hugh Glass, quien a principios del siglo XIX, al frente de un grupo de montañeses; tienen que enfrentarse en los territorios salvajes e inhóspitos de Dakota del Norte y Sur de Estados Unidos de Ámerica a todo tipo de obstáculos como: El clima gélido de aquellas regiones,  indígenas Arikara, al terreno y fauna propias de aquellas geografías.

La narración comienza el veintiuno de agosto de mil ochocientos veintitrés, en las que el autor a manera de diario, nos presenta de manera crónologica, los hechos que tuvieron lugar durante el transcurso aproximado de nueve meses.

Glass acompañado de sus colegas: William H. Ashley, el joven Jim Bridger, John Fitzgerald entre otros, cruzan territorio hostil.

Durante el trayecto Glass es atacado por una osa grizzly, para posteriormente ser abandonado. Iniciando una lucha por la supervivencia, aumentada por el deseo de venganza.

De manera personal, he visto la película y leído la novela. La conclusión es que la novela es buena, más no superior. Tomando en cuenta que está basada en hechos históricos. Sin embargo, al final el autor acepta, «que el renacido es una novela de ficción, pues se agregan personajes y lugares inexistentes tales como el fuerte Talbot, admite efectivamente que Jim bridger y Glass se reúnen en el fuerte del Big Horn y,  de que éste último termina perdonando al propio Bridger. Además, existen evidencias someras de que, Glass atrapó a Fitzgerald en el fuerte Atkinson».

Situación que no sucede en la película que por razones dramáticas, supongo, el final es cambiado con la muerte de Fitzgerald a manos de los Arikara; así como de la existencia del supuesto hijo de Glass en la cinta.

En conclusión, el renacido es una cinta y una novela que retrata parte de la historia en forma de novela sobre los hombres de montaña, teniendo como personaje principal a Hugh Glass, como héroe  de los relatos clásicos del salvaje oeste.

Mario M. Toledo Ley

Copyrigth 2016. Derechos Reservados.

Galería

RESEÑA DEL LIBRO: «EL ESCRIBIDOR DE CUENTOS, RELATOS Y CRÓNICAS. De Mario García Hernández.

04/12/16                  Soconusco, Tapachula, Mario García

 Hola de nuevo. Hoy voy a reseñar un libro cuyo autor es un amigo. Se  trata del libro: «El escribidor de cuentos, relatos y crónicas. De Mario García Hernández.

Dentro del mundo literario de mi tierra, el Soconusco, ha surgido una nueva camada de escritores o más bien escribidores, como se define Mario García Hernández. Que se han tomado la tarea de escribir sobre la tierra que los vio nacer y, uno de ellos es mi tocayo Mario. En mi opinión es un libro bien logrado, sobre todo si tomamos en cuenta que fue elaborado de manera artesanal (hecho a mano) . En él se relatan historias de personajes, lugares y situaciones de hace ya varios ayeres. El recuerdo de la tierra que lo vio nacer. Cómo a través del tiempo existen relatos, que nos identifican cómo  somos.

Narraciones tales como: Mariposas celestes, recuerdos de mi calle o el fantasma de matatías, en las que el autor alude a la vida sencilla, que retratan de manera fiel la tierra soconusquense. Con nuestras costumbres, comida, formas de pensar e interpretar el mundo.

Así podemos leer crónicas como las del cine Figueroa, sobre los primeros periódicos e imprentas en la región, o las plagas de Tapachula. En un estilo muy singular, que le dan ese sabor costeño.

Enhorabuena, por éste libro que ha visto la luz y en el cual se narran la vida, además de las  costumbres de Tapachula, Chiapas; México. A lo largo del siglo anterior y el actual.

Mario M. Toledo Ley

Copyright 2016

Casas, cipreses

RESEÑA DEL LIBRO: ANHELO DE VIVIR. de Irving Stone.

27/11/16                Van Gogh, biografía novelada

     Hola, en ésta ocasión me gustaría compartir con Ustedes, la reseña de la novela: «Anhelo de vivir» de Irving Stone. Cuya primera edición en México fue publicada por editorial Diana en Noviembre del año mil novecientos cincuenta y tres. Ha pasado más de medio siglo, y francamente la narrativa de Stone conserva la frescura de aquellos días lejanos. A pesar de que el original está escrito en el idioma de sir William Shakespeare, la traducción al español conserva, sobre todo, lo que el autor trató de transmitir en su momento a todo lector de aquellos años. Criticada como una novela aburrida sobre la vida tormentosa de un artista incomprendido de su tiempo. Su éxito posterior resultó innegable.

     La novela, describe efectivamente la vida del pintor holandés, desde su juventud a los veinticuatro años,  hasta su trágico suicidio a los treinta y siete. Retrata con una pasión insospechada: Los anhelos, amores imposibles, la búsqueda de una identidad, que a la postre encuentra a través de sus obras; que hoy son codiciadas por los millonarios coleccionistas de arte en todo el mundo. Al grado de que, si el propio Van Gogh, reviviera, prácticamente caería de espaldas ante las sumas estratosféricas en las que son valuadas sus obras.

      En una prosa bien lograda, el autor nos lleva de la mano de principio a fin por los lugares, situaciones, y personajes.  De tal manera que vivimos con Vincent Van Gogh, sus perdidas, esperanzas y deseos de expresarse a través de la pintura, hasta llegar a un estado de paroxismo, que raya en la locura.

      Nos describe el amor fraternal entre Vincent y su hermano Theo, cómo debido al apoyo de éste último, el artista pudo sobrevivir económicamente, para continuar con su vocación, dedicándose a pintar  más de dos mil cuadros, además de bocetos en tan sólo diez años.  De los cuales, su hermano Theo sólo pudo vender uno.

     Asi mismo, nos relata la espinosa amistad entre Vincent y otro gran pintor postimpresionista, como lo es Paul Gauguin, conocido como «el salvaje» cuya vida también ha sido contada por otros autores, como Mario Vargas Llosa, en la novela: «El paraíso al otro lado de la esquina».

     Con el  éxito de la novela, se filmó una película en los años sesenta del siglo pasado, cuyo protagonista fue el actor de origen ruso-judío Kirk Douglas, la cual fue una de sus más memorables interpretaciones.

     El loco del pelo rojo o anhelo de vivir, es un libro que vale la pena leerse y, es una  de mis novelas favoritas, no sólo por la narrativa que te atrapa desde el primer instante, sino porque es el retrato de un artista hecho a través de una prosa singular, que a través de los años ha conservado, como dije al principio, su vigencia, sobre todo hoy en día en un mundo globalizado, en el que casi todo resulta mediático y efímero.

     No me queda más que desearles una muy amena lectura de ésta novela, que es ya un clásico de la literatura post moderna. ¡¡¡Que la disfruten!!!  Nos vemos en una próxima ocasión. Muchas gracias por todos los comentarios y likes.

     Mario M. Toledo Ley.

Derechos reservados 2016